LA REIVINDICACION

domingo, 25 de noviembre de 2012


Yo que vivía alegando respecto del producto nacional, puedo decir ahora que si es chileno es bueno. Venga de donde venga, siempre hay una excepción a la regla, en este caso hay tres.

Pero en este caso me dedicaré solo a la más reciente; porque respecto de las otras, una está libre de comparaciones por ser mi favorito y el otro ha vivido tanto tiempo lejos que ya se olvidó que era chileno.

Para que estamos con cosas, les había perdido la fe cabros; resignándome a una vida de mal sexo o al abuso de los métodos que la tecnología pone a mi disposición (dígase de películas porno, dildos, consoladores, etc. Etc. Etc.)

La verdad cuando vi al cabro, no lo tomé mucho en cuenta.  Eso sí, bien rico a la vista, atractivo el joven, oiga.  Lo encontré un poco petulante, y por eso no lo pasé por alto. Yo seguí con lo mío hasta el minuto de que se dio que habláramos, y ahí fue peor… lo encontré un poco vendedor de pomadas como decimos en Chile.  Como no es mi costumbre, me puse bien difícil con el cabro, pero era porque no me tincaba mucho.  Como presentía que me estaba engatusando para llevarme a la cama, así que menos le presté atención, pero le encontré otro punto bueno.  Como buen chileno, mi compadre era simpatiquísimo y además tenía muy buena conversa…por ahí comencé a entusiasmarme.  Entre conversa y conversa, el cabro me tocó mi punto débil, a nivel intelectual eso sí, porque de lo otro no tenía para cuando salir.  Si hay algo que me mata, es que me desafíen, y mi amigo lo percibió a la legua. Otro punto a favor para mi compadre, era inteligente y astuto; eso me mató!
Tanto va el cántaro al agua, que al final me la ganó por cansancio, porque la verdad no me entusiasmaba mucho la idea de encamarme con el amigo de un amigo, porque ya sabe usted como terminan esas cosas para mí.  Y nos fuimos a la cama… y ¡sorpresa!

Vaya sorpresa, mi compadre se manejaba más que satisfactoriamente en el asunto, sin contar que es delicioso en muchos aspectos.  Tierno, atento, amoroso y bueno en el sexo ¿qué más se puede pedir? El cabro es casi perfecto.  Me gusto mucho.  Quedé más que feliz y encantada con él, pero ¡oh, tragedia! Nunca más apareció.  Qué pena por mí, porque hace rato que no se me dibujaba la sonrisa.  Pero como de lo bueno poco, me resigné a mi suerte y al continuo cuestionamiento respecto de mi calidad como amante.

Pero como la justicia tarda pero llega, el apareció.  Donde mismo lo encontré, ahí estaba.  Como estaba dolida por su abandono, no lo tomé en cuenta en mucho rato, hasta que se me acercó.  Con el solo saludo, me lo habría llevado a la cama, pero quise guardar la compostura, sólo porque estaba molesta porque nunca llamó.

Cómo no hay primera sin segunda, terminamos donde mismo… en mi cama; pero esta vez me lo comí con ganas porque no sé cuando me lo encontraré de nuevo.  Hay que aprovechar las oportunidades en la vida, disfrutar de los múltiples orgasmos mientras se puedan provocar y este chico es maestro en provocármelos.

Y aquí estamos de nuevo, luego de una más que satisfactoria noche de sexo constante y ardiente.  No quiero provocarles envidia ni nada, sólo quería mostrarles que en realidad no soy exigente, pero si hay ciertos aspectos que algunos amantes deben pulir y trabajar.  Siempre se puede mejorar algunas cosas, pero solo no es mucho lo que se avanza en cuanto a sexo se refiere.

Lo que es a mí, espero que me siga la buena fortuna y pueda encontrar casualmente a este chico otra vez, porque manjares como ese no se deben dejar pasar.  La verdad soy un poco esclava de mis placeres, quisiera que la reivindicación del hombre chileno continuara… noche tras noche, día tras día.

CHICAS Y MASTURBACIÓN

jueves, 8 de noviembre de 2012


En mi adolescencia la virginidad era tema, el matrimonio era tema y fumar marihuana era tema.  La masturbación era un tabú y ni hablar de la femenina, porque era mito.

Ahora, si encuentras una adolescente virgen es tema, el matrimonio gay es tema y la marihuana es normal, pero todos hacen que sea un tema.  La masturbación es normal, pero las féminas… al parecer tienen un “tema” pendiente.

Como buena exploradora (y explotadora) de mi cuerpo, comencé a “urguetearme” desde muy Teenager.  Mis compañeras de curso se espantaban al saber que me tocaba constantemente y que lo encontraba flor de entretenido.  El problema es que con el pasar de los años la cosa no cambia mucho.

El otro día me percaté de eso con un simple afiche del “ustedsabequeface” en que aparecía una fotografía que hace alusión a la masturbación femenina.  Obvio que yo expresé mi gusto por esta actividad y manifesté lo siguiente: “el autoconocimiento es indispensable… el conocimiento es poder”  y comenzaron los interminables comentarios.  Con bastante desilusión comprobé que muchas mujeres no experimentan la autoexploración o autocomplacencia.  Es más, tengo amigos extranjeros que no podían creer los posteos de las chicas, desconociendo del tema.

Para mí la masturbación, además de un acto de autoerotización y complacencia, es un acto de conocimiento, donde el individuo toma conciencia del cuerpo, sus capacidades y las reacciones ante los estímulos.  Saber sus puntos de placer, zonas erógenas, y lugares donde inducirse excitación.

Si no tiene idea de lo que gusta ¿cómo espera que su pareja lo sepa? No quiere decir que la exploración mutua no sea válida, pero para hacerla más fructífera, empiece en casa.  Siempre sé donde quiero que toquen, porque cuando me toco, me provoco cosas.  Además, creo que no hay nada más divertido que contarle a un hombre como uno se masturba; los chicos se ponen a mil millas por hora y lo único que quieren es ir a la cama.

La masturbación es un mal necesario, sirve para todo.  Conocerse, sentirse, agradarse, desearse, excitarse, complacerse… y fin! (saben a lo que me refiero)  Nadie nace sabiendo de sexo (y de nada) pero también, nadie le enseñó al primero.  Para sentir placer, provóquese placer.  Provóquese a sí mismo, para que mañana sepa dónde quiere que le provoquen.  Suena como un juego de palabras muy complejo, pero es tan simple como usted y sus deseos en privado para llevar una fantasía que le induzca al placer.  No se espante, es parte de la vida, de hecho los sicólogos y siquiatras dicen que es parte de las etapas, por lo tanto si no lo prueba, es probable que también algo pase en su vida.  Tampoco se tire a los leones comprándose cuanta parafernalia existe, paso a paso de lo más básico como es la autoexploración manual o personal (llamadas por los sexólogos como directa) y más adelante cuando ya averigüe de qué se trata; sepa qué, cómo y dónde le gusta tocarse puede intentar con algo más avanzado como un dildo o videos porno para estimularse.  Siempre hay alguien que conoce o prueba más respecto de esto, no tema y consulte.  Si no se atreve, consúlteme, no tengo problema en acompañarle en el camino del autoconocimiento que es largo y placentero.

No hay peor ciego que el que no quiere ver, ni mujer ardiente que no se toque.

PARA HACER BIEN EL AMOR... ¿HAY QUE VENIR AL SUR?

jueves, 18 de octubre de 2012


De un tiempo a esta parte pensaba que tenía grandes problemas sexuales.  De alguna manera creí que se gastó la vagina o los orgasmos se agotaron.  Tanto darle y darle a la pobre cabra, se fundió la máquina.  Después alguien sugirió que se me soltó el tornillo sexual, así que procedí a tratarme la mente.  Pero tampoco estaba ahí el problema.  Entonces sugerí la posibilidad de mi jubilación sexual. 

Sentarme en la banca de la plaza a esperar que las telarañas comenzaran a carcomer a este pobre y ardiente human body.  A los 33, esto es una aberración, pero créanme, los míos están bastante más cargaditos que algunas de las féminas en este país.  Como mi curriculum está bastante “cargado” de recomendaciones, decidí que el mundo descansara de mi lujuria y dar cabida a las nuevas generaciones para las expresiones amorosas varias.  Después de todo después fui bastante feliz con mi ex quien dentro de lo que pudo me dejo satisfecha y por último tenía mis memorias sexuales para compartir con la humanidad (porque a mis nietos ni muerta les digo que era como tonta para darle)

Sin embargo, llegó mi “salvadora” última cena.  Mi nunca bien ponderado asado uruguayo.  Literalmente, salvador.  Para ser la última, memorable.  Después de ello las experiencias no eran tan memorables, más bien desagradables o de plano fomes.

Nada que hacer... ¡jubilación asegurada! Una lástima tener que despedirme de los placeres del sexo después de pasarlo tan bien, y como de resignada tengo lo mismo que sumisa, o sea NADA; me embarqué en la recuperación de mi sexualidad o al menos darle una digna retirada.  Recuperación que no tuvo nada de agradable… porque cada pastelito que me encontré en la aventura me convencía que el retiro no era una opción personal sino una decisión forzada por el medio, ya que los “seudo amantes” con suerte daban besos decentes.  Unos que se las daban de románticos y no llegaban ni a primera base; otros se las daban de ardientes y jugados, que el partido no les duraba ni 2 minutos después de tocarte una pechuga. ¿Qué hacer ante eso? resignarse al retiro.  Pero el día menos pensado llegó la solución, literalmente de Europa.

Un amante caído del cielo, la resucitación de mi vida sexual.  Ahí caí en cuenta que el problema no era yo, ni que era exigente, ni nada de lo que todos trataban de convencerme… los hombres chilenos son pésimos amantes.  ¡¡¡Con base científica!!! , después de un largo estudio que llevó años, hice un recuento de mis amantes extranjeros y realmente mi sexualidad europea, norteamericana y sudamericana (exceptuando Chile) era más que satisfactoria.  Una lástima.  Es claro que interpreté mal a mi ídola Rafaella Carra cuando dijo “PARA HACER BIEN EL AMOR, HAY QUE VENIR AL SUR”; claramente se refería al sur de Italia, donde lejos tuve a mi mejor amante.

Acá los tipos con suerte duran 20 minutos… y eso si llegan a durar.  ¡Qué triste! 20 años en este país para que la verdad me choque en la cara.  Ahora sí que mi sexo murió.  Si hasta los vibradores de “UN TOQUE DE PLACER” son lejos más satisfactorios y útiles.

No lo tomen como protesta, tal vez hace falta dedicación. Porque como amante soy dedicada y creo que un poco de reciprocidad no estaría demás.  Ustedes saben que desde que comencé el blog mi vida sexual fracasó por el miedo de mis amantes de aparecer retratados en él, y no los culpo.  A nadie le gusta tirar con una mina que va a terminar diciendo que es un tema pendiente en cuanto a sexualidad. 

Pero yo en el fondo, les tengo fe a los hombres chilenos y creo que tarde o temprano se reivindicarán.  ¿Cuándo? No lo sé, pero acá estoy en la banca de la plaza esperando a que aparezcan

AMANTE CON DERECHOS

lunes, 15 de octubre de 2012


Esta va con dedicatoria…y con exigencia, vaya si cobra sentimientos cochinos por no escribir respecto de él.  En realidad no lo hacía por ser tan secreta esta relación y ser un poco celosilla cuando del personaje se trata.  Merece el lugar más exclusivo en mi lista de amantes, es más, ni siquiera debería estar en una lista porque es único.  Y como todo en este blog me reservo su nombre, mas no sus cualidades.

Mi mejor y permanente amante durante los últimos 7 años de mi vida, estupendo en el más amplio sentido de la palabra y lo mejor de todo sin compromiso ni exigencias de por medio…salvo la de querer que dedicara uno de mis escritos, pero es tan delicioso se merece esto; como el mundo no sabe de su existencia, mínimo dedicarle estas palabras.  

Amantes como él no se dan en maceta.  Mejor que vibrador, porque es de carne y hueso; mejor que tener novio porque no quiere compromiso, mejor que cartel de Mel Gibson en la pared porque no es necesario masturbarse (salvo para el juego previo y nos encendemos un poquito)

El problema ahora que el cabro se enamoró es no contar con él tan permanentemente como antes, ya que hay que compartirlo.  Además de algunos problemillas cuando me fui a vivir con mi ex porque lo deje botadito…para que vea como son las mujeres mi querido lector, dejar una relación tan espectacular porque uno quiere estabilidad emocional ¡qué descaro!
Bueno, ya me gané una reprimenda de su parte con eso y nuestras diferencias quedaron en el pasado… y nuestro sexo renació, no tan seguido pero igual rico.  

No puedo negar que el temor a que contraiga nupcias y perderlo con todas sus cualidades es persistente y más ahora que nunca. También es innegable que después de tanto tiempo igual me entusiasmé con la idea que se quede conmigo, pero nuestra relación es tan superficial que me conformo con su cariñito parcelado y ardiente.

No tengo la más mínima idea de su vida ni él de la mía, lo que en ciertos aspectos es fabuloso… en otros es más que recomendable. Llámeme frívola, pero a la larga conviene en caso de aparecer alguien definitivo, para no romper corazones.

Mi relación más estable con un hombre y más sincera que la que tengo con mi ginecólogo (para que nos engañamos, cuando no está en la consulta tomo hora con el especialista de turno)

Aquí va su escrito mi chico pizza, tanto alegó que no lo tengo considerado y es piedra fundamental de mi sexualidad.  Más que un salvavida, un amante completo.  Gracias por 7 años de orgasmos y de disponibilidad, cuando te cases te extrañaré… y honraré tu memoria con incontables masturbaciones en tu honor. Mi amante Loco del Cerro.

3 A LA SEMANA

lunes, 11 de junio de 2012

Cuando yo tenía 20 años tiraba todos los días.  Nunca faltaban hombres para tirar, ni ganas, ni tiempo.  Todos los lugares eran buenos para pasarlo bien y siempre había alguien disponible para hacerse un cariñito.  ¿Cómo es posible que en 10 años las cosas cambien tanto? (en realidad son 13 años, pero ¿quién cuenta?)

En muchas ocasiones me cuestiono si yo atornillo al revés teniendo muchas ganas o es que el resto no me sigue el paso.  Es comprensible que con el ritmo de vida de los casados con hijos la sexualidad sea más limitada, pero mis queridos lectores; soy soltera y mis amantes también lo son.  Por mi yo estaría arriba de un tipo al menos 3 veces a la semana como mínimo; y según sé Madonna y JLO lo tienen como cláusula en sus acuerdos prenupciales.

Yo tuve un amante que era como una bendición en mi vida.  Lo hacíamos 3 veces al día, si con decirles que hasta calugas tenía yo de tanto darle… sin mencionar esa imborrable sonrisa que me acompañó al menos un año.  Mis amigos me decían que me veía ¡radiante!

Entonces, si el sexo otorga tantos beneficios para la salud, ¿por qué a me tenían que tocar amantes tan difíciles?  Todos se hacen de rogar, como si fueran mujeres adolescentes que van a entregar su virginidad.  ¡Para que hablar de las fantasías! Si no tienen tiempo para tener sexo ni hablar para su bailecito loco, estrenada de lencería sexy o juguetear con el disfraz nuevo.  Este mundo está cada vez más al revés.

Los hombres ahora nos temen. Querían tanto que tomáramos la iniciativa, que ahora que la tenemos no saben qué hacer con eso.  Yo tengo amigos que se quejan que no tienen con quien tirar y cuando les digo que lo hagamos, me dicen: ¡tú me vas a matar!

¡Ya pues cabros, decídanse! Yo tengo mis hormonas bien puestas y funcionan.  A veces creo que más que la media, sino ¿por qué los hombres temen tanto?  ¿Es exagerado tener sexo 3 veces a la semana?  (Si pudiera más…)

Con una de mis parejas tuve el problema que él no era tan sexual como yo y tuve que bajar mis ganas considerablemente, al punto que literalmente me terminó afectando el autoestima.   Obviamente no puedo basar mi autoestima teniendo sexo, pero a todos nos gusta sentirnos sexys jugueteando con alguien, mostrando un poquito más de piel o coqueteando.

La verdad que no sé que voy a lograr con esto.  Lo ideal sería provocar una reacción en mis amantes actuales y se pongan las pilas o encontrar nuevos candidatos dispuestos a disfrutar de las bondades de 3 a la semana (obvio que si se puede más…)

Lo peor que puede pasar, que se terminen de aterrorizar los hombres que conozco y de plano mi vida sexual se acabe… al menos mi vida heterosexual, uno nunca sabe lo que las mujeres quieren.  Al menos yo si lo sé ¡quiero 3 a la semana!